ZenterPilates.com   

“ La buena condición física  es el primer requisito para la felicidad”

El equipo

Nuestros instructores están avalados por la PMA (Pilates Method Alliance), la organización internacional sin ánimo de lucro más importante a nivel mundial, cuyo fin es asegurar la correcta docencia del Método Pilates.                                                                           La mejor garantía de conocimiento profundo del método Pilates. 

Está demostrado que la práctica de Pilates proporciona numerosas ventajas para la salud y para el equilibrio emocional. Sin embargo, si se realiza sin un correcto asesoramiento no se consiguen los objetivos deseados.


¿Qué cualidades debe tener un buen monitor de Pilates? 

1. Formación

Todos entendemos que cualquier buen profesional ha de tener un mínimo de formación. Éste podría ser el comienzo para evaluar a tu monitor. Hay miles de cursos que cualifican a un instructor como monitor de Pilates, pero no todos son iguales ni igual de buenos. 

Como sabemos, hay dos modalidades de Pilates: en suelo y en máquinas. ¿Qué modalidad vas a realizar tú? ¿Está tu profesor formado en ella? 

2. Experiencia

La práctica es tanto o más importante que los conocimientos adquiridos con los libros. Cuanta más experiencia tenga tu monitor, mejor será la capacidad de adaptación de sus clases a las situaciones individuales y a los grupos de alumnos.

3. El número de alumnos por clase

Para que la calidad no disminuya, se establecerá clases con un número de alumnos reducido.  Tratar con un número elevado de personas empeorará su rendimiento, puesto que tendrá que estar pendiente de mucha gente y no podrá adaptar los ejercicios a todos los asistentes.

4. Cualidades personales

Al final no debemos pasar por alto que tratamos con personas. Por eso es tan importante que te sientas cómodo con tu monitor. Cualidades como la cercanía, la empatía, la claridad o el carisma mejorarán sin duda la percepción que tengas de tu monitor. Si además tiene una buena actitud y predisposición hacia el trabajo que realiza, es posible que ya no quieras abandonar la clase.

Sin duda, elegir un buen instructor no es tarea fácil. Además de conocimientos, práctica y cualidades personales, es importante que tu instructor sepa corregir adecuadamente los movimientos erróneos de sus alumnos; sea capaz de explicar claramente los ejercicios; identifique las partes del cuerpo que quiere desarrollar; o sea creativo y no caiga en ejercicios rutinarios.